Los tratamientos oncológicos han encontrado en la micropigmentación una aliada como complemento para las personas que tras superar esta enfermedad sufren las secuelas estéticas con mayor o menor grado de agresividad. Estas secuelas pueden trartarse de cicatrices, alopecia en el cuero cabelludo o cejas y principalmente en los casos de mastectomía, la micropigmentación es una solución que aporta una notable mejora estética en la reconstrucción mamaria.

¿Qué es la Micropigmentación Oncológica o Paramédica?

La micropigmentación oncológica o paramédica consiste en aplicar la técnica de la micropigmentación para realizar y diseñar la areola mamaria tras realizar la reconstrucción mamaria en los casos de haber tenido que realizarse una mastectomía y se haya visto afectada en todo o en parte la zona de la areola mamaria.

Lógicamente el resultado es visual, pero realmente muy satisfactorio si se realiza una buena aplicación de esta técnica, cálculo de la simetría de los pechos, el color del pigmento a aplicar en la realización de la areola, tamaño y matizaciones que deben ser iguales al de la areola o parte de la areola sana si la hubiera( del pecho a tratar o del otro pecho).

En algunos casos, como hemos observado, el cirujano estético puede realizar una pequeña protuberancia en la piel, a modo de pezón sobre la zona donde debe diseñarse la nueva areola mamaria, para ello debe calcularse la simetría de forma muy precisa para un buen resultado.

A partir de la reconstrucción mamaria y tras el tiempo necesario de reposo y sanación de la intervención, se daría paso al técnico de micropigmentación para finalizar el proceso y realizar la areola mamaria. Además, el técnico de micropigmentación, en muchos casos, puede aplicar también otro tipo de tratamientos para atenuar cicatrices que hayan podido quedar a consecuencia de la reconstrucción mamaria.

El Hospital Universitario Ramón y Cajal de la Comunidad de Madrid, ha sido pionero en realizar estos tratamientos de micropigmentación oncológica, para así, finalizar totalmente la reconstrucción mamaria en los casos de cáncer de mama. A éste, le ha seguido el Hospital Universitario de Getafe recientemente, donde ya se aplican también los tratamientos de micropigmentación.

Por otro lado, gracias a la Escuela Internacional Mar Díaz y la Universidad Rey Juan Carlos, se han comenzado a formar a los primeros Técnicos en Micropigmentación Estética y Oncológica con certificación profesional y homologación europea con todos los conocimientos necesarios para aplicar estas técnicas, asesorar y tratar de manera adecuada a los pacientes que pasan por este proceso.

Alguno de estos profesionales que podemos destacar como Joelma Romano, una de las recientes tituladas con este certificado profesional, se establecen como profesionales autónomos independientes para poder colaborar y prestar sus servicios en los centros sanitarios y estéticos que lo requieran, ya que la falta de profesionales de este sector en la sanidad pública está generando unos periodos de espera para someterse a este tratamiento demasiado largos hasta el momento. Imaginamos que, poco a poco, estos plazos se irán acortando al incorporar profesionales cualificados, ya que, este tratamiento ha sido incluido recientemente dentro de las prestaciones en la sanidad pública española aunque todavía exista un gran desconocimiento de ello.

El trabajo de un técnico micropigmentador no debe ser realizado por un tatuador, ya que la técnica, equipación y pigmentos son diferentes. Esto es algo que debe quedar claro por médicos, psicólogos y equipos que participen en el proceso de estos tratamientos y pacientes para que el resultado sea el mejor que se le pueda ofrecer a estos pacientes para que su recuperación física y psicológica lo más satisfactoria posible que se le pueda ofrecer a estos pacientes para que su recuperación física y psicológica lo más satisfactoria posible.